(Reuters)

(Reuters)

Unas 80 entidades empresarias y diversas organizaciones que integran el Foro de Convergencia Empresarial emitieron en conjunto una declaración en la que manifiestan su preocupación por los recientes hechos de violencia ocurridos en el Congreso Nacional este jueves, en el marco del debate sobre la reforma previsional, todavía en suspenso. 

Las entidades, entre ellas la Sociedad Rural Argentina, la Asociación Empresaria Argentina (AEA), la Unión Industrial Argetina (UIA), la AMCHAM (Cámara de Comercio de los EEUU en Argentina ), CAMBRAS (Cámara de Comercio Argentino Brasileña), la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), la Asociación de Dirigentes de Empresas (ADE) e IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina), advirtieron por los efectos negativos de la tensión política que pueden terminar “afectando decisiones de inversión, generación de empleos, y la mejora general de la economía del país”.

El comunicado expresa: “El Foro de Convergencia Empresarial considera lamentables los hechos de violencia (…) que terminaron interrumpiendo el diálogo y el desarrollo de un acto tan propio de la democracia como es el debate público en el ámbito del Congreso Nacional”.

En tal sentido, “repudia enfáticamente el uso de la violencia; más aún, cuando su empleo viene de parte de legisladores que justamente tienen la responsabilidad de velar por el correcto funcionamiento de las instituciones y de quienes se espera una conducta ejemplar”.

El Foro de Convergencia Empresarial “repudia enfáticamente el uso de la violencia” que afecta “decisiones de inversión, generación de empleos, y la mejora general de la economía”

El Foro de Convergencia empresarial apeló a que “las vergonzosas imágenes” durante la sesión “interpelen a sus protagonistas y que den lugar a la reflexión y la cordura para que estos hechos no vuelvan a ocurrir, afectando decisiones de inversión, generación de empleos, y la mejora general de la economía del país”.

También suscribieron el documento organizaciones sociales y profesionales como la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), el Centro Islámico de la República Argentina, ACIERA (Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina), el CPCE (Consejo Profesional de Ciencias Económicas), y la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas), entre otras.

Este viernes, en la reunión de fin de año con los medios, los directivos de Asociación de Fabricantes de Automotores de Argentina (ADEFA), ratificaron el plan de inversiones de las terminales automotices en el país por unos USD 5.000 millones para 2018, pero advirtieron sobre la necesidad de la aprobación de la reforma impositiva, pues en caso, de no aprobarse antes de fin de año, quedará en riesgo la reducción del impuesto interno que se aplica a los autos de 380.000 a 800.000 pesos.

“Esta reducción del impuesto interno forma parte de la reforma impositiva por lo tanto, de no aprobarse, el Gobierno debería promover un decreto para sacar ese impuesto ya que hay empresas que importaron los autos y ya están comercializando los mismo sin considerar ese gravamen“, manifestaron desde ADEFA a Infobae.